Amigos Católicos


Lugar de encuentro de católicos de todo el mundo.

Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. Dolor

Lugar de encuentro de católicos de todo el mundo para realizar peticiones de oración y reflexionar, en español, sobre temas católicos. Este foro pertenece a AMIGOS CATÓLICOS y está sujeto a unas normas que deberás aceptar para participar. Este foro está moderado por Antonio(Webmaster), por lo que cualquier mensaje inadecuado será eliminado.

Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. Dolor

Notapor marisol » 19 Nov 2013 16:20



Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
Última edición por marisol el 20 Mar 2015 20:49, editado 1 vez en total
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 22 Nov 2013 14:51

marisol escribió:

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 26 Nov 2013 17:06



Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen[/quote][/quote]
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 29 Nov 2013 15:41

marisol escribió:

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
[/quote][/quote]
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor Montemar » 29 Nov 2013 16:05

marisol escribió:

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
Montemar

Imagen

Señor, que sepa vivir abrazada al Evangelio.
Avatar de Usuario
Montemar
 
Mensajes: 38014
Registrado: 14 Nov 2008 10:01

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 03 Dic 2013 16:38



Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen[/quote][/quote][/quote][/quote]
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor FELISA PISABARRO » 03 Dic 2013 19:12

marisol escribió:

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
Recreando tu obra.....
Llevando tu mensaje...
Amando lo que tu amabas....
VIVIENDO A TU ESTILO!!!!!
Avatar de Usuario
FELISA PISABARRO
 
Mensajes: 19028
Registrado: 26 Ene 2012 22:32

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 06 Dic 2013 19:40



Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen[/quote][/quote]
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor Mercedes Navacerrada » 10 Dic 2013 17:16

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén
Avatar de Usuario
Mercedes Navacerrada
 
Mensajes: 8420
Registrado: 27 Ene 2012 19:44

Re: Recemos el ROSARIO por todas las intenciones del foro. D

Notapor marisol » 10 Dic 2013 20:20

marisol escribió:

Rosario Misterios Dolorosos
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo

Ofrenda
Nos unimos con todos los Ángeles y santos del cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la tierra; con todas las Misas y oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a orar; todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o vaya a vivir. Lo unimos todo al Corazón Adolorido de María a los pies de la Cruz y ofrecemos con él toda la Creación a Jesús por la conversión de los pecadores, la liberación de las almas del Purgatorio, la santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos de los dos corazones de Jesús y María, la paz en el mundo y nuestras intenciones...
(mencionarlas).

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Padre Nuestro…
Ave María (x3)...
Gloria…

Imagen

1. La agonía del Señor en el Huerto de Getsemaní (Lc 22, 39-46)
“Va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los discípulos: Sentaos aquí, mientras voy allá a orar. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra,” y dijo: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya. “Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra”

Que el Señor nos conceda arrepentimiento perfecto por nuestros pecados y la virtud de la obediencia perfecta a Su Voluntad. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.
Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...
Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen

2. La Flagelación de Jesús atado a la columna
(Pilato) “volvió a salir donde los judíos y les dijo: Yo no encuentro ningún delito en él (...). ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos? Ellos volvieron a gritar diciendo: ¡A ése, no; a Barrabás! (...) Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle” .
Que el Señor nos conceda la gracia de la mortificación perfecta de nuestros sentidos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.
Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
3. La Coronación de espinas
Los soldados “trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza.”
Que el Señor nos conceda la gracia de un gran Aprecio por el mundo futuro. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.
San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y te amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
4. Nuestro Señor carga su Cruz

“Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle”. “Y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario”. “Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, (...) a que llevara su cruz.
Que el Señor nos conceda la gracia de cargar pacientemente nuestra cruz todos los días de nuestra vida en imitación de sus pasos. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.

Imagen
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor
“Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron. (...) Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen (...). Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona (...). Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu y, dicho esto, expiró.” “Como le vieron muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Que el Señor nos conceda la gracia de tener horror al pecado, a morir a la cruz y una muerte santa. Que también el Señor sea misericordioso con todos en su última agonía. Amén.
Por tu Sangre Preciosa derramada por la humanidad, nos arrepentimos de todos los pecados cometidos contra ti, Oh Señor.

San Miguel Arcángel, con tu luz
Ilumínanos.
Con tus alas
Protégenos.
Con tu espada
Defiéndenos.

Padre Nuestro…
Ave María (x10)…
Gloria al Padre...

Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido; por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María te pido la conversión de los pobres pecadores.

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, nuestro Salvador y Redentor, quédate con nosotros siempre y sálvanos contra los ataques satánicos. Con la intercesión de nuestra Bendita Madre los Ángeles y los santos, por favor protégenos y cúbrenos con tu sangre Preciosa. Que tu Gloria reine a través del mundo entero. Amén.


ORACIONES FINALES
Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto: en tus manos encomiendo mi fe, para que la ilumines. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto: en tus manos encomiendo mi esperanza, para que la alientes. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María Santísima, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto: en tus manos encomiendo mi caridad, para que la inflames. Llena eres de Gracia, el Señor es...

Santa María, Madre de Dios...

Dios te salve, María, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original, Dios te salve...

Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oh Dios, cuyo unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos, a los que recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo, te pedimos, ¡oh María!, de la Fe santa el aumento; la exhaltación de la Iglesia; del Papa el mejor acierto. Que el gentil conozca a Dios; que el hereje vea sus yerros. Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento. Que los cautivos cristianos sean libres de cautiverio. Goce puerto el navegante y de salud los enfermos. Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio. Y que este santo sacrificio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio, el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amén.


LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.


Imagen
Señor mío y Dios mío, creo en ti, pero aumenta mi fe.
Avatar de Usuario
marisol
 
Mensajes: 4490
Registrado: 28 Ene 2012 15:03

Siguiente

Volver a ORACIÓN Y REFLEXIÓN

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 8 invitados